La fiebre de las gigafactorías de baterías llega a Europa: Alemania pone la primera piedra

La carrera por las baterías gigantes de litio no ha hecho nada más que empezar. Europa se ha sumado al boom de una tecnología que debe impulsar el uso generalizado del coche eléctrico y resolver los problemas de almacenamiento que plantean hoy en día la energía solar y eólica. El fabricante de Mercedes ha puesto la primera piedra de su propia fábrica con una inversión de 500 millones. También está proyectada la construcción gigafactorías en Suecia, Polonia y Hungría. l Las baterías gigantes atraen más de 2.300 millones de euros para revolucionar el mercado eléctrico

La canciller alemana Angela Merkel pone hoy la primera piedra de la primera fábrica de baterías gigantes en Europa. El grupo automovilístico Daimler, propietario de Mercedes, realizará una inversión de 500 millones de euros para que a mediados de 2018 salgan las primeras baterías de litio.

La marca alemana sigue los pasos de Tesla para abastecer e impulsar el mercado de los coches eléctricos. Ya está prevista la construcción de otras fábricas parecidas Suecia, Hungría y Polonia para proveer a otros fabricantes europeos como Volkswagen o Renault. El Gobierno alemán se ha marcado el objetivo de tener 6 millones de vehículos eléctricos en circulación en 2030.

Las baterías gigantes se han convertido en la clave para la eclosión de las nuevas tecnologías energéticas. No solo dependerán de ellas los coches eléctricos, también para el desarrollo de la energía eólica y solar. Las baterías vienen a solucionar en ambas industrias el problema de almacenamiento que impiden que lleguen a un uso generalizado.

Para los expertos de Bloomberg New Energy Finance (BNEF), que los intereses de ambos sectores confluyan ayudará para rebajar con rapidez los costes de producción de las baterías gigantes. “Si se reduce el precio de las unidades almacenamiento, es posible que los precios de los coches a combustión y eléctrico converjan en 2030”, subraya Nikolas Soulopoulos, analista de BNEF. La previsión de la firma es que el coste de las baterías se reduzca en más de un 40%.
El componente más caro

Las baterías de litio de los automóviles son el componente más caro, suponiendo un tercio del coste total. La caída de los precios que se anticipa volvería a los coches eléctricos completamente competitivos en el mercado frente a los motores de gasolina o diesel.

Según los expertos, la capacidad global de producción de baterías se duplicará en 2021, alcanzando los 278 GWh, desde los 103 GWh de este año. Un crecimiento que permitirá a Europa duplicar su cuota de mercado hasta el 5%.

Para las energías renovables el desarrollo de las baterías gigantes resolverá el quebradero de cabeza que supone la producción eólica y solar en un sistema eléctrico eficiente, ofreciendo la capacidad de generar electricidad cuando es más barata para utilizarla posteriormente en momentos de alto consumo. Las baterías gigantes cubren esta necesidad, pero hasta ahora el desarrollo tecnológico las hacía prohibitivas en términos económicos.
LG y Samsung, líderes del mercado mundial

En la actualidad, las tecnológicas asiáticas LG y Samsung controlan el mercado mundial y BNEF espera que mantengan el liderazgo con la construcción de ocho nuevas gigafactorías en China. Aunque no hay cifras oficiales de capacidad de almacenamiento, la fábrica de Mercedes será la más grande de Europa, pero todavía está lejos de la de Tesla en Nevada, que tendrá una capacidad de 35 gigavatios al año cuando se haya terminado su construcción, suficiente proveer anualmente a 500.000 coches. La compañía de Elon Musk tiene previsto abrir otras dos gigafactorías.

Volkswagen está en conversaciones con otros fabricantes de baterías para poner en marcha su propia fábrica. En Suecia, está prevista la inversión de 4.000 millones de euros en la instalación de NorthVolt, dirigida por un exejecutivo de Tesla.